Todas las principales criptomonedas registraron pérdidas en los últimos meses, Bitcoin (BTC) vuelve a situarse por debajo de los USD 3.500 y posiblemente siga en baja. Al parecer la cripto-burbuja ya les ha estallado a muchísimos inversionistas del mundo actual en la cara.

Donde están? Muchos eran los que afirmaban que el Bitcoin y las Criptomonedas no eran una burbuja porque los criptoactivos no sólo eran el futuro idealista más que seguro de las finanzas sino que su valor podía cotizar al alza de forma casi continuada y hasta el infinito y más allá.

Algunos no dudaban en darnos lecciones y alardear con rotunda seguridad de que Bitcoin llegaría dentro de muy poco a los 50.000 $ USD/BTC, e incluso contemplaban que podría ser bastante más en unos años. Bitcoin no pasó de los 20.000 $ USD y, tras tocar máximos, se vino abajo casi un 80%, y sigue instalado en la misma a lo largo de un significativo plazo que ya se cuenta por trimestres. Lo siento, sí, Bitcoin era otra burbuja, ya lo avisamos. Pero, ¿Y ahora qué?

A los precios actuales no sale rentable mantener encendidas las máquinas que generan la criptodivisa (minadoras) y a donde van todos esos equipos y hardware comprado para tal fin?

Sobre si en algún momento decidimos minar bitcoins, si lo hicimos, pero rápidamente lo descartamos por su complejidad técnica. Ademas que se debe tener paciencia, y no debe haber arrepentimiento ya que sin duda se sigue afirmando que aun existen beneficios. Quien sigue dentro espera a un repunte como quien espera un cambio climático brusco. A quien más problemas se enfrenta es precisamente a las PYME, el que fue vendiendo todo para pagar lo adeudado y más. “De momento pierden muchísimo dinero, pero siguen pensando que volverá a subir de aquí a algún día” con mucha esperanza y fé entusiasta.

Pero éste no va a ser un análisis en la falta de visión ajena ya que en algún momento a todos nos puede llegar a pasar algo así. Nunca nadie debe alegrarse por las desgracias sociales o económicas de ningún inversor ni país, aunque haya algunos que se lo han buscado desesperadamente y con insistencia, nuestra ambición simplemente es que los damnificados sean capaces de reconocer antes estos patrones de mercado recurrentes en la próxima burbuja, y que puedan decidir estando bien informados si ponen a buen recaudo sus ahorros: cuesta muchas gotas de sudor de la frente sumar en el banco o los dejan porque podrían ser necesarios por cualquier eventualidad que les pueda venir en esta vida.

Un gran porcentaje de los mineros ha abandonado el oficio de forma temporal o definitiva en el último mes…

La cifra real es difícil de calcular debido a que los algoritmos endurecen las condiciones de minado con el tiempo, y cada mes que pasa el colectivo minero necesita hacer más operaciones para conseguir una misma cantidad de Bitcoin. Con la reducción de su precio constante durante 2018 y sin nada que parezca indicar un torna de hoja en el futuro inmediato, los incentivos desaparecen.

La mayoría de mineros aún aguanta, esperando que sus operaciones aunque tengan un valor neto negativo a día de hoy, sean recompensadas con una subida futura del valor de Bitcoin. Al fin y al cabo necesitan convertir estas criptomonedas por otras monedas tradicionales para comprar las máquinas y pagar la electricidad que consumen. Otro motivo para “aguantar” es que a medida que otros abandonan, es más probable que el sistema otorgue nuevas monedas a los que siguen trabajando, un peligroso juego de sillas en el que se mueven millones de dolares USD cada segundo.

Una de las mayores causas de esto ha sido que Bitcoin Cash (BCH) tuvo una bifurcación en su red, lo que ha generado la creación de dos cadenas diferentes e incompatibles. Un conflicto como una guerra de hash e implementaciones entre Bitcoin ABC y Bitcoin Satoshi Vision (Bitcoin SV) lo cual sigue generando cuantiosas pérdidas y debilitando la cadena original de Bitcoin Cash, generando dos monedas diferentes, con algunas carencias.

Deja un comentario